Clásico, con nata, con trufa, con crema… y tú ¿cuál prefieres?